3. Rescatando valores

by | Aug 16, 2019 | Serie Familia

ILUSTRACIÓN

La psicóloga estaba comenzando la entrevista. Del otro lado de la mesa había un adolescente, casi un jovencito. La profesional comenzó la charla con algunas preguntas hasta que llegó el punto álgido de la conversación.

“¿Si pudieras cambiar algo en tu padre que sería? ¿Hay algo en su conducta o actitud que te molesta?”. El jovencito cambió la expresión en su rostro, miró a la psicóloga y le dijo con énfasis: ¡Odio el celular de mi PADRE!!! ¡ODIO el WhatsApp y todo lo que tiene en su celular! Él no me dedica tiempo. Odio profundamente ese aparato que me quitó a mi padre…”.

Palabras duras las de este jovencito… ¿no te parece?

INTRODUCCIÓN

Comencemos respondiendo una pregunta. ¿Cuál es el ejemplo que les estamos dando a nuestros hijos? ¿Cuál es el mensaje que estamos dejando a nuestros hijos en relación a cuáles son nuestras prioridades?

Pensemos juntos en esto.

I. PADRES ENFOCADOS

Me gustaría que comencemos leyendo la historia de un hom- bre que llegó a ser un ejemplo de un padre enfocado. Lee lo que dice la Biblia en el libro de Génesis capítulo 5.

 “Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matu- salén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, por- que le llevó Dios. Vivió Matusalén ciento ochenta y sie- te años, y engendró a Lamec” (Génesis 5:21-25).

Enoc, es un personaje bíblico del cual hay pocas referencias, sin embargo, con un ejemplo del cual hay algunas cosas que podemos aprender. Con 65 años fue padre de su primer hijo y algo cambió en su vida con la llegada de su bebé. El texto bíblico dice que después de engendrar a Matusalén, “caminó con Dios” 300 años. Evidentemente la paternidad hizo un “clic” en su vida personal y su vida espiritual.

Su vida fue una constante de comunión con Dios y este ejemplo fue un legado para su hijo. Matusalén fue el primogénito de Enoc. Su nombre era una profecía viviente. Su nombre significaba: “Cuando muera vendrá”.

Cuando vamos al Nuevo Testamento, el libro de Judas nos dice lo siguiente en relación con Enoc.

“De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar con- victos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus pro- pios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho” (Judas 1:14-16).

Judas nos da algunas características sobre Enoc que vale la pena resaltar: 

  • Fue un profeta para su tiempo
  • Tenía un mensaje para su época.
  • Su vida fue una advertencia para los de su época.
  • No tuvo miedo de vivir del lado de la verdad.
  • Su vida fue un ejemplo.

Es interesante notar que más allá de que fue un profeta, un mensajero valiente, la característica que podemos destacar es que fue un padre ejemplar.

II. PADRES QUE MARQUEN UNA DIFERENCIA

¿Qué es lo que hizo que Enoc fuera diferente de todos los demás seres humanos de la su época y de toda la historia?

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Hebreos 11:5).

Elena de White describe cómo fue ese caminar de Enoc con Dios en el libro El Cristo Triunfante de la siguiente manera:

“Enoc caminó con Dios trescientos años antes de ser trasladado al cielo y la condición del mundo no era entonces mucho más favorable para lograr la perfección del carácter cristiano que en estos días. ¿Cómo caminó Enoc con Dios? Educó su mente y su corazón para sentir que siempre estaba en la presencia de Dios, y cuando lo invadía la incertidumbre elevaba su oración solicitando la protección divina. Rehusó seguir cualquier curso de acción que agraviara a Dios. Mantuvo al Señor constantemente ante sí. Bien podía orar: “Enséñame tu camino, para no errar. ¿Qué quieres de mí? ¿Qué he de hacer para honrarte, oh Dios mío?” (CT, 45). 

Más allá de la época que le tocó vivir, el pecado que reinaba, la vida de Enoc marcó una diferencia. Por esa razón fue el único ser humano que se tiene registro que fue traspuesto. No murió, fue llevado por Dios, porque caminó por fe. Aprendió a andar con Dios cada día de su vida y agradó al Señor.

Enoc fue un padre ejemplar, un súper padre. Fue un ejemplo a ser seguido. Dejó un legado. El legado que su hijo seguiría, porque él sería la persona que anunciaría la llegada de los jui- cios de Dios a los antediluvianos.

De la misma manera Dios hoy está buscando hombres y mujeres, padres de fe, que sean ejemplos para sus hijos. Hom- bres y mujeres que no se compren ni se vendan. Hombres y mujeres que se mantengan de parte de Creador del universo sin importar las consecuencias. Valientes que se levanten en medio de una generación que perdió la fe y que necesita de íconos relevantes que restauren los caminos de Dios.

Personas que tengan como principal propósito agradar a Dios y sólo a Dios con su manera de actuar y ser. Repito: ejemplos a ser seguidos.

El consejero familiar llamado Larry Crabb en su libro Encontrando a Dios, habla de la experiencia de Enoc como ejemplo de un padre con comunión íntima con Dios y dice:

“Debo rendir mi fascinación conmigo mismo por una preocupación más digna hacia el carácter y los propósitos de Dios. Yo no soy el centro, Él lo es. Yo existo por él. Él no existe por mi” (41).

LLAMADO

La verdadera religión es la que se transmite a los hijos con el ejemplo. Debemos dedicar, hoy más que nunca nuestro tiem- po a tener un encuentro personal con Cristo que transforme nuestras vidas. Es tiempo de caminar con Dios diariamente. 

Dedícales tiempo a tus hijos. Debes asumir la responsabilidad de ser ejemplo, de andar con Dios de tal manera que ellos sepan que tienen un padre, una madre que entiende el plan de Dios para sus vidas y las de sus familias.

Ora con y por tus hijos esta es la única manera de mantenerlos a salvo de las acechanzas del enemigo de Dios. Necesitamos levantar un cerco de protección diario a través de la oración para que nuestra familia sea ese lugar de rescate, ese ambiente seguro que Dios quiere para tus hijos. Muéstrales a tus hijos, por ejemplo que Dios tiene un plan para sus vidas.

ILUSTRACIÓN

Cuando tenía 12 años, estaba en una ciudad visitando a mis abuelos. Mi padre, un hombre de oración, estaba en un encuentro de líderes de la iglesia. En un momento dado, en aquella reunión, pararon para orar. Mi padre estaba junto a otro pastor y en ese momento sintió el fuerte impulso de orar por mí.

En ese momento, yo estaba yendo de compras con mi abuelo. En una calle transitada, un carro nos chocó violentamente e hizo que el carro en el que íbamos volcara y diera varias vueltas.

La gente que estaba cerca en el momento vino corriendo porque vieron que había un niño en el carro volcado. La gente preocupada me ayudó a salir. Mi abuelo también salió del carro y estábamos ilesos, aunque el carro estaba completamente destruido.

Cuando nos encontramos con mi padre el me dijo: “sabes que en el exacto momento en el que estabas dentro de carro y tuviste el accidente el Espíritu Santo me impulso a orar por protección de Dios para ti. Hijo, ¡Dios te cuidó!”.

La oración de mi padre me salvó, literalmente de algo mucho peor.  

De la misma manera, vivimos en un mundo peligroso y como padres necesitamos asumir nuestra responsabilidad de ser ejemplos de relación con Dios y oración. Hoy, en el tiempo del fin, Dios llama a padres y madres para que sean radicalmente consagrados y que sean ejemplos de obediencia para que sus hijos también sean obedientes. (Apocalipsis 2:10 / 12:17 )

ORACIÓN

Querido Padre, ayúdame a ser la clase de padre que mis hijos puedan imitar. Que pueda reflejar tu carácter a través de la implementación de valores y principios cristianos en nuestro hogar y que mi caminar diario contigo me permita disfrutar de tu presencia aquí y con mi familia por la eternidad.

¿Quieres recibir más mensajes como este?

¿Quieres recibir más mensajes como este?

Suscríbete a nuestra lista de entrega de mensajes para el crecimiento Espitritual.

Bendiciones! Pronto le estaremos enviamndo mensajes de crecimiento espiriyual.

Pin It on Pinterest

Share This