5. Un plan que se renueva cada día

by | Aug 16, 2019 | Serie Familia

LUSTRACIÓN

¿Cuál es EL MEJOR lugar de tu casa? Le pregunté una vez a un niño y el me respondió

—Mi cuarto o la sala de mi casa —me respondió. Le pregunté por qué, y él me dijo: —“porque esos son los lugares donde papa y mamá me abrazan, leen la Biblia conmigo y oran por mí. Es el lugar donde siento que Dios está cerca de mi familia”.

Si hoy les preguntaras a tus hijos cuál es el mejor lugar de tu casa, ¿qué responderían?

INTRODUCCIÓN

En este contexto de preparar a nuestras familias para el tiempo del fin, y que a través de ellas se cumpla el propósito de Dios para nuestros hijos, hay algo muy importante en lo cual debemos pensar. ¿Cuál es el ejemplo que les estamos dando a nuestros hijos en relación a nuestras prioridades?

Hoy quiero que juntos pensemos en el legado que les estamos dejando a nuestros hijos. ¿Cuál es la herencia que le dejarás a tu familia? Y no estoy hablando de lo financiero. Estoy hablando de tu herencia espiritual. El llamado que Dios te hará hoy es a restaurar el culto familiar en tu hogar. El momento donde dejas una marca en el corazón de tu familia. El lugar donde le muestras a tu familia el gran plan de rescate y salvación.

Entonces, repasemos juntos la historia de Abram, el hombre que fue llamado por Dios para cumplir sus propósitos. El hombre que fue conocido por expresar su fe, levantando al- tares de adoración a ese Dios en el cual creía. Un hombre que dejó una herencia espiritual, un legado de fe y confianza.

  1. LA SALIDA

Es interesante analizar la historia de Abram desde el momento en el que Dios lo llama. Lee lo que dice la Biblia:

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición” (Gén. 12:1-2).

Dios llama a Abram para que salga de su zona de comodidad, en la casa de sus padres, su tierra, y le pide que inicie un camino que lo llevará a un lugar desconocido. Un lugar donde el Creador del universo pudiese manifestar sus propósitos en su vida y en la de su familia.

Mira cuáles fueron las promesas que Dios le hizo a Abram

  • Haré de ti una nación grande
  • Te bendeciré
  • Engrandeceré tu nombre
  • En ti serán benditas todas las familias de la Tierra

La decisión de Abram no lo afectaba sólo a él. Su decisión afectaría el futuro de su familia, porque su familia sería bendecida a través de la elección que el haría. Y es a través de su familia, que “todas” las familias de la tierra serían benditas. 

Creo que hay un punto que es central en la historia y llega a ser el punto principal por el cual Dios eligió a este hombre común para cumplir sus promesas. Abram aprendió a tener encuentros personales con Dios, constantes y en lugares específicos que llegaron a ser su manera de vivir y un ejemplo para su familia.

II. ENCUENTROS CON DIOS Y LOS ALTARES

Repasemos juntos estos momentos en la vida de Abram:

Si sigue leyendo allí en Génesis 12, llegará al versículo 7. Mira lo que dice:

“Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido” (Gén. 12:7).

Ahora Abram ya había salido de su tierra. Estaba cumpliendo la misión que se le había encomendado y en el camino Dios vuelve a hablar con el viajero:

  • Dice la Biblia que Jehová se le “aparece” a Abr Evidentemente esta no es la primera vez que Abram tiene este encuentro personal con Dios.
  • Si recuerdas, al comienzo del versículo 1 del capítulo 12 de Génesis, Dios ya había hablado con Abram: “Pero Jehová había dicho a Abram…” (Nota que dice que Jehová ya “había” dicho… o sea ellos mantenían una relación de amistad y encuentro personal).
  • Volviendo al versículo Dice el texto que después de este encuentro Abram erige un “altar” de adoración a Jehová que se le había “aparecido”.
  • El lugar del encuentro se transformó en un lugar de reunión familiar. 

En Génesis 12:8, dice el texto que Abram sigue su camino.

¡Vamos lea su Biblia y vea lo que Abram hace!

“Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová” (Génesis 12:8).

  • Él planta su tienda, o sea, se preocupa por las necesidades básicas.
  • Después de esto, construye un altar de adoración f

Cuando vamos a Génesis 13:3 y 4 la Palabra de Dios nos dice:

“Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai, al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abram el nombre de Jehová”.

  • Abram volvió y adoró en el lugar en el que En altar que él mismo ya había construido.
  • En ese lugar, él y su familia invocaban la dirección y la protección de Dios para cada uno de sus proy

¿Me permite un ejemplo más? Está en Génesis 13:18, lea conmigo:

“Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí al- tar a Jehová.” (Gén. 13:18)

  • Este texto registra el momento en cual Lot y Abram se dividen la tierra en Hebrón.
  • En un momento donde la familia necesitaba tomar una difícil decisión, Abram recurre a su Buscar la voluntad de Dios en el altar de adoración. Una vez, entonces, Abram construyó un altar familiar. 

 III. EL ALTAR FAMILIAR, UN PLAN DE RESTAURACIÓN DIARIA

Resumamos un poco de lo que hemos conversado hasta aquí:

  1. Abram tuvo una experiencia personal con
  2. Esta experiencia se renovaba con encuentros de adoración.
  3. Abran fue un constructor de altares, y este era el lugar donde Abram compartía su legado de fe con su f
  4. El culto familiar es el altar que como cristianos debemos le- vantar como el espacio de transmisión de valores morales y religiosos a nuestros Ese debe ser nuestro legado.

¿Por qué es tan importante que la familia del tiempo del fin siga el plan de Dios? ¿Por qué esta debe ser una experiencia diaria constante en la vida de una familia?

Volvamos a Génesis, ahora el capítulo 18 y el versículo 19:

“Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa des- pués de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él” (Gén. 18:19).

Las que acabas de leer son palabras de Dios cuando le habla a Abram. ¿Contexto? Abram estaba conversando con los mensajeros celestiales que vinieron para destruir Sodoma y Gomorra. Él estaba intercediendo para que estas ciudades no fueran destruidas, o mejor, que las personas que vivían allí no fueran condenadas.

Ahí es donde se registran las palabras que leímos en el versículo 19. Dios reconoce la fidelidad de Abram, porque:

  • El hacía que quien estaba en su casa conociera y guardase el camino de Jehová.
  • Su vida era un ejemplo de justicia y juicio a ser seguido por su familia.
  • Él era un ejemplo y le dejó un legado a su familia.

Este es el tipo de padre y madre que Dios quiere que tú seas. Elena de White en el libro, “El Hogar Cristiano” la página 291 dice:

“Los padres y las madres que ponen a Dios en primer lugar en su familia, que enseñan a sus hijos que el temor del Señor es el principio de la sabiduría, glorifican a Dios delante de los ángeles y delante de los hombres presentando al mundo una familia bien ordenada y disciplinada, una familia que ama y obedece a Dios, en lugar de rebelarse contra él. Cristo no es un extraño en sus hogares; su nombre es un nombre familiar, venerado y glorificado. Los ángeles se deleitan en un hogar donde Dios reina supremo, y donde se enseña a los niños a re- verenciar la religión, la Biblia y al Creador. Las familias tales pueden aferrarse a la promesa: ‘Yo honraré a los que me honran’” (HC 291).

El culto familiar es el altar diario que debe ser levantado en nuestro hogar para renovar cada día el compromiso con Cristo y con su salvación de cada uno de los integrantes de nuestra familia.

¿Dedicas este tiempo para construir un legado espiritual y de salvación para tu familia?

LLAMADO

Estamos viviendo en tiempos solemnes. Estamos viviendo el tiempo del fin. No podemos darnos el lujo de descuidar el altar familiar. Necesitamos leer más la Biblia, orar y adorar en familia y para esto el culto familiar diario es fundamental.

Apocalipsis 14 es un desafío para la familia cristiana del tiempo del fin. Como padres y madres necesitamos llamar la atención de nuestros hijos a las cosas espirituales para que ellos sean verdaderos adoradores. Adoradores del Único y Verdadero Dios.

Fuimos llamados para:

  • Construir altares de encuentros con
  • Reconstruir altares de verdadera adoración
  • Dejar un ejemplo y un legado de obediencia a nuestro Señor Jesucristo
  • Prepararnos y preparar nuestra familia para el encuentro de eternidad con

Esta cita del libro Joyas de los testimonios tomo 2 la página 242 de Elena de White es desafiante:

“¿No están sucediendo bastantes cosas en derredor nuestro para mostrarnos los peligros que asedian nuestra senda? Por doquiera vemos náufragos de la humanidad, el culto familiar descuidado, hogares quebrantados. Hay un extraño abandono de los principios buenos, un rebajamiento de la norma de la moralidad; están aumentando rápidamente los pecados que atrajeron los juicios de Dios sobre la tierra en ocasión del diluvio y la destrucción de Sodoma por el fuego. Nos estamos acercando al fin. Dios ha soportado largo tiempo la perversidad, pero su castigo no es menos seguro. Apártense de toda iniquidad los que profesan ser la luz del mundo “- 2JT 242 –

¿Cuántos en este momento quisieran renovar su fe, su es- peranza y su relación con Dios? ¿Cuántos en este momento desean reconsagrar su momento de altar familiar? ¿Cuántos hoy quieren ser parte de la generación de adoradores que es- pera el regreso de Jesús en santidad? 

¿Quieres en este momento orar conmigo y decírselo a Dios esta oración? Vamos a orar.

ORACIÓN

Señor, perdóname por descuidar el culto familiar en mi hogar. Dame fuerzas para restaurar el altar familiar de intercesión y adoración. Quiero ser un ejemplo para mis hijos, para mis familiares y parientes. Quiero aumentar mi comunión y relación contigo. Quiero prepararme y preparar a mi familia para la eternidad. Quiero que mi familia sea parte del plan de rescate para la humanidad. Por favor, escucha mi oración porque te lo pido todo en los méritos y la sangre de Jesús nuestro Salvador, amén.

¿Quieres recibir más mensajes como este?

¿Quieres recibir más mensajes como este?

Suscríbete a nuestra lista de entrega de mensajes para el crecimiento Espitritual.

Bendiciones! Pronto le estaremos enviamndo mensajes de crecimiento espiriyual.

Pin It on Pinterest

Share This