Viernes 26 de Abril | DIA 35

UNIDAD

JOYA BÍBLICA

“—Haz lo que mejor te parezca —respondió el escudero—. Estoy contigo, decidas lo que decidas.”

(1 Samuel 14:7).

OBEDECER

En esta historia bíblica, Jonatán entendía que en vez de hacer las cosas solo, era más fácil hacer las cosas envolviendo a otros. Hay una palabra muy pequeña que tiene un poder tremendo. Es la palabra yo. Una cosa es decir “fui yo”; y otra cosa es decir: “fui yo y mi iglesia.

En una sociedad tan polarizada no hemos alcanzado a comprender que nos necesitamos unos a otros. La unidad tiene mucho impacto en la comunidad que nos rodea. 

Dios nos creó para estar en comunidad. Siempre le da al líder la visión en primer lugar, pero esta no es exclusiva. Una buena visión compartida con las personas correctas, en el momento ideal, por las razones asertivas, logra más en menos tiempo. He aquí algunas de las personas que tú necesitas.

1. Mentores. Son personas sabias que puedes oír. Tienen experiencia y pueden ayudarte a encontrar maneras de servir a la comunidad.

2. Amigos. Son personas que se preocupan y pueden apoyarte. Quizás no tengan todas las respuestas pero siempre están contigo porque saben que tú puedes hacer la diferencia. Estas personas estarán contigo para alcanzar la comunidad.

3. Estudiantes. Estas personas pueden aprender de ti. Cada experiencia que tú tienes es una lección que puedes compartir para apoyar e inspirar a otros. Aprenden a qué hacer o no hacer para alcanzar a la comunidad a través del servicio.

Para terminar el trabajo que Dios nos ha encomendado necesitamos de todos. Tradicionales, contemporáneos, hombres, mujeres, jóvenes, adultos, primera y segunda generación, colegios acreditados y ministerios independientes, miembros laicos y obreros que cobran un salario. Somos una sola iglesia. Cuando nos atacamos mutuamente creamos confusión en nuestros jóvenes, disgusto en nuestros miembros y tardanza en el progreso de la obra. Si vamos a impactar un vasto territorio tenemos que ser como uno.

1. Sirve de manera intencional a alguien que no esté de acuerdo en un asunto.

2. Dale a alguien una propina inesperada.

3. Toma una botella de agua y ofrécela a un compañero de trabajo.

MI ORACIÓN PARA EL DÍA DE HOY:

Querido Jesús, ayúdame a trabajar con otros efectivamente. Amén.

Si trabajo en equipo me siento… __________________________

Jesús Te Puede Ayudar

No espere mas...

Pedidos de Oración

¿Quieres recibir más mensajes como este?

¿Quieres recibir más mensajes como este?

Suscríbete a nuestra lista de entrega de mensajes para el crecimiento Espitritual.

Bendiciones! Pronto le estaremos enviamndo mensajes de crecimiento espiriyual.

Pin It on Pinterest

Share This
%d bloggers like this: